Page 52 - Revista Traveling 50
P. 52

CÁCERES: MAGIA Y ESPLENDOR DE UNA CIUDAD MEDIEVAL
cantería, unos; en alabastro, otros, blasones heráldicos de familias nobi- liarias, con torres, águilas, flores de lis, estrellas, osos, soles, becerras, perales, garzas, yelmos, escudos episcopales, muros de mamposte- ría, almenas picudas, barbacanas, balcones esquinados, ramas de oli- vo, llamativas gárgolas, ventanas ojivales, gemelas otras, también en- rejadas con hierro forjado, ajimeces cacereños, faroles, con preciosa luz que amarillea la noche, nobles meda- llones, alfices, saeteras, coronas vo- ladas, conchas de peregrinos, leyen- das pétreas por los siglos: “Esta es la casa de los Golfines”, “Sé tú Señor para nosotros torre de fortaleza y se renovará como la del águila, nuestra juventud”, hornacinas como la de la Puerta del Río, bóvedas de rosca, pa- tios herrerianos, mudéjares, renacen- tistas, toscanos, con claustros porti- cados, policromados artesonados, una salpicadura de jardines, salas de linajes, tapices, capillas, sepulcros distinguidos que velan infinidad de retazos de la historia cacereña...
Piérdete, caminante, y comprende- rás el sortilegio histórico-artístico de Cáceres. Poco a poco te irás conta- giando por la magia, sorprendente, de la luz cacereña: Ayer, en los cau- ces de la historia y su legado entre raíces judaicas, de la morisma y de la cristiandad; hoy, serpenteando por sus suelos y rutas; mañana, como un cielo infinito de luces...
Avanza por la Ciudad Medieval de Cáceres, de la fuente de luz a las pie- dras monumentales. Con la riqueza que atesora la luz cacereña. Déjate ir, pues, hacia donde te lleve la vista, donde te guíen los ojos, donde te diri- ja el corazón, donde te pilote el alma. Te lo aconsejo. Pasearás, entonces, con esa serenidad emocional y suge- rente que inducen las entrañas de la ciudad.
Penetra por la geografía del calleje- ro, aprovecha esa inmensidad de luz,
escucha el concierto del silencio y el encanto de la noche cacereña y sitúa- te en aquella villa de la Edad Media y el Renacimiento. Todo un privilegio, ahora que tus pasos avanzan con las múltiples combinaciones de los colores fundiéndose con las infinitas pinceladas que emanan de la luz de Cáceres.
Uno se enamora de la luz de Cáceres como una estampa sagrada de vida por ese conjunto amurallado presi- dido por la magia y el arte de la luz.
  Iglesia Concatedral De Santa María
Ahí radica el secreto del enigma, amigo: La combinación de la her- mosura de la luz, plasmada sobre los lienzos y bordada sobre los tapices de Cáceres. Cáceres es luz, siempre luz. Mejor, Luz, con mayúscula. Cáceres, donde la luz es arte...
Siempre la luz inolvidable en el viajero y caminante intramuros de la Ciudad Medieval de Cáceres. Una joya.
   52 - Revista Traveling
Un rincón del Barrio Judío























































































   50   51   52   53   54